Sitio dedicado a la actriz argentina Andrea Del Boca
 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

 

 Pecoraro y Lopilato, actuar, segun los años

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Autor Mensaje
Anastasia

avatar

Cantidad de envíos : 11583
Fecha de inscripción : 01/09/2009
Localización : Mundo ADB

MensajeTema: Pecoraro y Lopilato, actuar, segun los años   Dom Ene 31, 2010 5:44 am

Susu Pecoraro - Luisana Lopilato
Actuar, según pasan los años
Trabajan en Alguien que me quiera, tira que reemplazará al boom Valientes. Hablan del teatro, el amor, el dinero y las expectativas de rating. Mientras la joven explica cómo hace para sostener su relación con Michael Bublé, la mayor sostiene que nunca le pagan lo que merece.
Por Diego Grillo Trubba



Distintas. Una fue ícono del cine con el regreso de la democracia. La otra se dio a la fama con Rebelde Way, luego de la crisis de 2001.
Cada una representa algo muy distinto. Susú Pecoraro fue un gran referente con Teatro Abierto y, después, el regreso de la democracia y la relevancia internacional del cine argentino con Camila; pertenece a la generación que en los ochenta –Solá (su ex marido), Silveyra, Laplace y (más grande) Luppi– se negó a hacer una publicidad de Coca-Cola, para la cual les pagaban US$ 50 mil, por considerarla “extranjerizante”. Luisana Lopilato, por su parte, formó parte de las huestes de Cris Morena, de Rebelde Way en plena crisis post 2001. Una alcanzó la cúspide cuando el país se empezaba a reconstruir, otra alcanzó la fama cuando Argentina caía en un pozo.

Por esas cosas del destino –o de Adrián Suar, que las junta–, a partir de mañana al final de Valientes comenzarán a interactuar en Alguien que me quiera, la nueva tira de la escudería Pol-ka. Pecoraro será Paloma, una viuda dueña de la confitería y panadería París. Lopilato, Bianca, hija mayor del recién excarcelado Rodolfo (Osvaldo Laport). Convivirán en un mercado de barrio, de esos donde los destinos de todas las casas de la zona parecen recalar.

—El programa va a tener la herencia del rating de “Valientes”...

LOPILATO: No me hago cargo. Hay que estar relajado. Me gusta lo que estoy haciendo. Creo que va a gustar. No sé si va a tener el rating de Valientes. Ojalá. Pero si tiene 20, está todo bien.

—Una pertenece a una generación que llegó a la televisión luego de haber pasado por el conservatorio, mientras que hoy nadie parece tomar ese camino. ¿Qué piensan de los estudios formales en la actuación?

PECORARO: No creo en la división de los que estudiaron y los que no. Miralo a Olmedo. Si yo no hubiera estudiado, quizá hubiera sido igual. Mi papá entendió cómo mezclar los colores él solito, sin ninguna educación formal. Lo hizo, le llevó más tiempo pero lo hizo. Podés haber estudiado todo lo que quieras, pero si no tenés talento... Alguien que se forma puede tener más armas, pero si no tiene nada adentro no sabe qué hacer.

L: Yo estudio. Hice cuatro años con (Julio) Chávez. Nunca tuve tiempo de hacer una carrera formal, pero si tuviera me anotaría para hacer el conservatorio. Estudié teatro cuando era chica con Mabel Umer, con la camada de Cebollitas. Lo que pasa es que cuando andaba por los 15 quise estudiar con Serrano y Chávez, pero llamaba y me decían que los cursos eran a partir de los 18 años. Yo me quería matar, porque quería estudiar. Las secretarias de Chávez te pueden decir la cantidad de veces que llamé para insistir. Cuando fui ya tenía 18, estaba en Rebelde Way. Llamé hasta que se cansaron y me dieron la entrevista con Julio. El me dijo: “No sé lo que hacés porque no veo mucha tele, pero estaría bueno que empieces desde cero”. Y le dije que sí. Si hay que hacer las cosas, hay que hacerlas bien.

P: Yo no sé qué hubiera hecho de nacer en esta época. Creo que sufriría mucho. Me imagino que estaría en algo de defensa de la naturaleza, luchando por que no talen los árboles en algún lado. Ni se me hubiese cruzado ser actriz, y hacer plata tampoco se me hubiese ocurrido. Para hacer plata tenés que tener cierta mentalidad de empresario que yo no tengo. Uno va por donde puede, y yo con la plata y los números no soy buena. Nunca armé ningún negocio, tengo cero talento para eso. Si me llaman para un proyecto lo primero que pregunto es por el personaje, por el libro, porque mi pasión pasa por ahí. Hablar de plata me cuesta un huevo. Soy realista: sé que me van a pagar siempre menos de lo que merezco, pero no me voy a poner mal por un mango más o uno menos. Nunca me la creí como para pedir cualquier guita, no puedo sostenerlo. Yo pido otras cosas, como cuando hicimos Apasionada en Televisa. Me ofrecían mucha plata, y sólo acepté porque me permitían armar el elenco, trabajar con el libro. Yo no pensaba en que toda esa plata hoy me hubiera permitido comprarles una casa con pileta a mi mamá y a mi papá, yo no pensaba así. No quiero pensar así.

—Luisana, ¿qué sabés de la generación de Susú y de su trabajo?

L: Me parece una gran actriz, una gran persona, una gran compañera. A la gente como ella hay que escucharla. Es divina. Una vez me dijo, en la mitad de una escena: “¿Te puedo corregir?” y yo le dije: “¡Obvio!”. ¿Qué más quiero? Es como que sabe muy bien todo lo que hace. Es muy natural, y no me molesta ni un poco que me corrija porque aprendo.

—¿Habías visto alguna de sus películas o de sus obras de teatro?

L: Vi algunas cosas.

—¿“Camila”? ¿“Tacos altos”?

L: Me parece que vi Camila. Hace bastante, igual. La verdad es que es una gran actriz y me encanta trabajar con ella. Me ayuda un montón. Es muy buena persona.

—¿Cómo les gusta vivir?

P: No hay nada que me guste más que tirarme en el pasto, junto al mar. Ojotas, bermudas... Viví unos años en Uruguay, leía muchos libros, estaba junto al mar. Vivía cerca de Maitena. La visitaba mucho. Ella hacía los dibujitos y yo se los pintaba, les ponía colores a los vestiditos. Para mí eso es la vida ideal. Después caminaba por los eucaliptos. La ciudad sólo la vivo cuando trabajo. Nunca hice cosas para el afuera, y menos desde los cincuenta... No hay nadie más exigente conmigo que yo. Mi desafío hoy es soltarme más, desprenderme de todo, de la opinión, del cuerpo, del pelo, de la imagen.

—Hablando del cuerpo, recién el taxista me indicó: “¡Decile a Susu que se mantiene tan bien que parece que se mete en un frasco de formol!”.

P: Sí, me dicen: “¡Vos estás siempre igual!”. ¿Pero qué me están diciendo? Nunca me importó nada. No me miro en el espejo. Ni de nena lo hacía. Yo era muy varonera, nunca le di bola a eso. No fui la nenita que se maquillaba. Eso ayuda. Siempre fui de despatarrarme, no puedo usar tacos porque me mato. Ahora, de golpe, hay que producirse. Yo siempre fui de salir en jean, y tuve que empezar a usar trajecitos. Pero me siento disfrazada. Soy cómoda, me gusta estar cómoda. Y otra cosa que me molesta: eso de “hacerse la pendeja”. Yo soy lo que soy, no me quiero hacer nada. Hacer eso de repente puede ser más interesante que hacerme la pendeja. Físicamente, estoy como las mujeres de mi edad, que se visten con jean, con zapatillas. Mi generación fue hippie, fue punk, y ahora no puedo ponerme los trajecitos. Yo soy de verdad. No quiero curtir la onda minón.

—Luisana, ¿en la tira tenés autorizado por contrato un tiempo libre para viajar a Canadá?

L: No todos los meses. Hay unas fechas que tengo que viajar, que son cosas que tengo que hacer especialmente, pero serán sólo tres veces en el año.

—¿Tres viajes de una semana?

L: ¡No, de menos tiempo! Tengo que ir, no puedo dejar de hacerlo. Pero me parece que va a viajar más Michael que yo (ver recuadro).

—¿Conocieron a las respectivas familias? ¿Al abuelo?

L: Sí, hace un montón. Tiene una familia muy especial. Muy buena gente, de muy buen corazón. Así como es él, es su familia.

—¿Cómo se toma Michael Bublé tus escenas de besos?

L: El fue actor, y lo entiende. No es celoso para nada.

—¿Y vos?

L: Soy celosa cuando me celan a propósito. Las minas, y me incluyo, somos jodidas. Si él está solo, o arriba del escenario, todo vale porque es su trabajo. Pero a veces camina conmigo y lo miran mucho. Si está solo también, porque es muy fachero. Pero me dan celos la falta de respeto hacia mí, que estoy presente. Hay que ser respetuoso con esas cosas.

—Susú, ¿qué recuerdo te queda de Inda Ledesma?

P: Yo tenía una gran identificación con ella. Era desprejuiciada, como yo. Para Orinoco se mostraba medio en bolas, y no le importaba si el culo estaba caído o no. Nos divertíamos mucho, en el escenario éramos dos locas. Siempre me decía que me cuidara, que no hablara mucho por teléfono porque no ver al otro cansa mucho. Sabía esas cosas sutiles de la vida, y yo le hacía caso. Una vez, las dos, la misma noche en México, en un pueblito, paramos en un hotel y tuve una pesadilla que me levanté y me fui al patio a mirar la Luna; cuando llegué, estaba Inda, que también acababa de tener una pesadilla. Y nos quedamos mirando la Luna. Pero ninguna de las dos le dijo de la pesadilla a la otra, sólo después de que terminamos la gira. Nos cuidábamos mucho una a la otra. Era un alma sutil.

Arrow Perfil

----------------

Jeje, me causo gracia que a Susu la pusieron en la nota con Luisana.... Quienes son en la novela??? Donde esta su galan??? Y si, si la hubieran puesto en la nota con su galan no venderian ni la contratapa, jajaja. Pero con la hermosa de Lu hay posiblidad de vender medespansuro medespansuro medespansuro
_________________

Volver arriba Ir abajo
http://www.andrea-del-boca.com.ar/
Mihai_ADB

avatar

Cantidad de envíos : 338
Fecha de inscripción : 02/12/2009

MensajeTema: Re: Pecoraro y Lopilato, actuar, segun los años   Dom Ene 31, 2010 3:03 pm

blah, a nadie nos interesa la senora P
Volver arriba Ir abajo
 

Pecoraro y Lopilato, actuar, segun los años

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro: No puedes responder a temas en este foro.
Foro [ADB] - El Foro de Andrea Del Boca :: Telenovela :: Alguien Que Me Quiera -
Crear foro | © phpBB | Foro gratis de asistencia | Contactar | Denunciar un abuso | foro gratis