Sitio dedicado a la actriz argentina Andrea Del Boca
 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

 

 [Galancitos 2010] Nota a Chinito, Ludovico y Marco Antonio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Autor Mensaje
Anastasia

avatar

Cantidad de envíos : 11583
Fecha de inscripción : 01/09/2009
Localización : Mundo ADB

MensajeTema: [Galancitos 2010] Nota a Chinito, Ludovico y Marco Antonio   Dom Mar 28, 2010 4:29 pm

GALANCITOS 2010
Las nuevas caras del amor





Hay equipo Ludovico Di Santo, Michel Noher, Marco Antonio Caponi, Juan Manuel Guilera y el "Chino" Darín arrancan suspiros con sus personajes de ficción en "Alguien que me quiera" (El Trece), "Consentidos" (El Trece) y "Niní" (Telefe). Relajados y sin prejuicios, encarnan un nuevo modelo de seducción.
Por: Marina Zucchi

Apelar a la historia del galán y nombrar a Oscar Casco (el del acaramelado "Mamarrachito mío" en radioteatro) es mencionarles a un perfecto desconocido. Apenas saben de Rolando Rivas, taxista por las repeticiones de Volver. Crecieron con Pablo Echarri y Facundo Arana como estandartes del género telenovela y nomás tienen destellos en la memoria de Gustavo Bermúdez o Gabriel Corrado. Forman parte de una generación que puede seducir en pantalla tragándose las eses, bailando reggaetón o vendiendo pescado detrás de un mostrador. Son galancitos de la era de Youtube, a quienes siguen camadas de esas jovencitas que hasta hace poco bailaban el "Aquí mandan las divinas..." en el patio de la escuela.

Tienen entre 21 y 32 años. Por orden de edad, podrían conformar un equipo de fútbol cinco cuya formación sería: el "Chino" Ricardo Darín (21 años, hijo de Ricardo), Juan Manuel Guilera (23), Michel Noher (hijo de Jean Pierre, 26), Marco Antonio Caponi (26) y Ludovico Di Santo (32). El primero y los dos últimos participan de Alguien que me quiera (El Trece, a las 22), mientras que Guilera lo hace en Niní (Telefe, a las 19) y Noher en Consentidos (El Trece, a las 18).

Los une un pasado anterior a las cámaras emparentado con "changas" para sobrevivir. Guilera trabajó en un call center y en un videoclub, y hasta se jacta de haber pagado el alquiler de su vivienda gracias a unos días "como albañil". Di Santo fue ayudante de electricista. Noher, vendedor de ropa y hasta "el muchacho" del stand de informes de un shopping. Caponi confiesa que "por primera vez" trabaja de lunes a viernes y que se ganó el pan como profesor de educación física y repartidor de planfletos. El "Chino" infla el pecho: sus antecedentes laborales apenas se remiten a lo que luego se convirtió en un hito: fue meritorio de producción de la película que obtuvo un Oscar (El secreto de sus ojos, de Juan José Campanella).

Darín hijo vive con su padre. Dice que el consejo más recurrente de su parte es "que disfrute. Insiste con el tema de la relajación, de pasarla bien". Noher, otro hijo de actor, cuenta que en su infancia vivía en Bariloche y, pese a la distancia física, en cuanto visitaba a su padre le hacía "marca personal" por cuanto set o escenario pisara.

Alguien los vio -o ellos mismos vieron la oportunidad- y saltaron a la publicidad y a la pantalla. Voluntaria o involuntariamente, fueron puestos en el rol de galanes y hoy conviven con eso "sin prejuicio". "Yo no tengo rollos con eso. Es que hay tantas formas de ser galán como personas hay en el mundo. Cada uno seduce desde un lugar distinto", anticipa el mayor, Di Santo, que bien podría ser el capitán de este seleccionado. "Estoy de acuerdo. Cada uno tiene un galán más allá de una estética social convenida", acota Guilera. "Yo no tenía idea de que era considerado galán. Si no, ni me hubiera subido a este tren", se ríe Darín junior.

En la ficción, Guilera encarna al hijo de un embajador; Darín, a un tatuador; Di Santo, a un estudiante de abogacía; Caponi, a un vendedor de pescado; y Noher, a un profesor de escuela. Así como alguna vez Carlos Calvo, Ricardo Darín y Darío Grandinetti integraron ese equipo de "los galancitos" (Ver Un mito...), ellos intentan su camino ofreciendo su juventud y estampa. Saben que, como los vinos añejos, los años no irán en detrimento, sino que colaborarán con la justa maduración del actor. En la ruta del ascenso que pocos logran, el desafío de ellos será lograr su punto justo de cocción. ¿Habrán mirado -al menos en repetición- las suficientes telenovelas como para aprender de un Arnaldo André, un Raúl Taibo, un Arturo Puig, por nombrar apenas algunos?

Guilera: Yo sólo me acuerdo de Perla negra.

Di Santo: Yo miraba Topacio y alguna de Arnaldo André. ¡Qué cachetazos!

Darín: Nunca me identifiqué demasiado con las novelas. Me acuerdo de Nano, con Gustavo Bermúdez.

Varios rasgo los conectan: nula formalidad, look predominante de zapatillas, una altura alejada a la de esos galanes casi basquetbolistas y pocos indicios de cuerpos esculpidos en un gimnasio. En ese sentido este quinteto es relajado. Caponi, ex estudiante de educación física y el de brazos más trabajados, es quien admite preocupación por el físico. "Me gusta entrenar como parte de la salud. Invierto en mi salud y en mi estética", cuenta.

Aparentan tímidos, pero cuando toman confianza recrean un clima de estudiantina recién llegada de Bariloche. Cuesta, de a ratos, mantenerlos ordenados y atentos a la entrevista. Como si el tópico galanes de ficción poco les importara.

Teniendo en cuenta que no hay manual de estilo, ¿Cuáles serían los requisitos para ser un galán?

Noher: El galán es un lugar. No creo que tenga que ver con una persona sino con una trama.

Darín: Somos todos actores. Que te toque ser galán o no, es apenas un personaje...

¿No hay puntos clave en la forma de seducir, en la estética?

Di Santo: Si nos sinceramos, la estética es muy importante en este medio. Pero lo bueno es que cada galán toca una cuerda distinta. Para mí, un galán no es necesariamente "bello".

Caponi: Mi personaje, por ejemplo, tiene la autoestima tan baja que es incapaz de considerarse galán. En ese trayecto, cuando se da cuenta de que puede seducir, va creciendo y descubriendo ese poder.

Con sus carreras en ascenso, imaginemos que hacemos una nota con este mismo quinteto en diez años. ¿Cómo se ven?

Guilera: Yo trato de no proyectarme. De no decir "quiero estar en tal lugar". De hecho, nunca imaginé que iba a ser actor...

Caponi: Yo me proyecto en el cine, como actor y director. Lucho contra ese director interno que tengo cuando actúo. Y me imagino con un poco de canas y el encanto que eso puede tener. Cuando los actores mejor encaran sus carreras es a los treinta y tantos. Bajan decibeles y aprenden a elegir.

Chino: Me imagino en la producción y dirección de cine.

Di Santo: Me encantaría hacer cine, teatro, tener un programa de radio. Es que 10 años atrás yo estaba perdido. No estaba pensando mucho en ser actor. Estudiaba comunicación, me gustaba la radio, pero estaba angustiado, me imaginaba más jugando en San Lorenzo que otra cosa...

Noher: Yo sólo sé que espero tener ganas de hacer y ser feliz y estar conforme con lo que soy y hago.

Guilera: Poné en la nota que retamos a otros cinco actores a un partidito. Hay equipo.

El desafío esta hecho. Habrá que archivar bien esta nota y desempolvarla en una década... «

Arrow Clarin
_________________

Volver arriba Ir abajo
http://www.andrea-del-boca.com.ar/
Anastasia

avatar

Cantidad de envíos : 11583
Fecha de inscripción : 01/09/2009
Localización : Mundo ADB

MensajeTema: Re: [Galancitos 2010] Nota a Chinito, Ludovico y Marco Antonio   Mar Mar 30, 2010 11:31 am


_________________

Volver arriba Ir abajo
http://www.andrea-del-boca.com.ar/
 

[Galancitos 2010] Nota a Chinito, Ludovico y Marco Antonio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro: No puedes responder a temas en este foro.
Foro [ADB] - El Foro de Andrea Del Boca :: Telenovela :: Alguien Que Me Quiera -
Contacto: [email protected]
Crear foro | © phpBB | Foro gratis de asistencia | Contactar | Denunciar un abuso | Crea tu blog gratis